lunes, 14 de diciembre de 2015

Historia de la electricidad (III): El primer aparato de medida



En ciencia, como dije en la introducción, no se pueden usar los sentidos para conocer el mundo que nos rodea, ya que nuestro cerebro queramos o no interpreta lo que percibe. El principal ejemplo es la pareidolia , una imagen nos parece otra diferente, ya que nuestro cerebro es especialista en buscar semejanzas de forma muy rápida para poder movernos por el mundo.

En la anterior entrada hablé de William Gilbert y su libro "De magnete" publicado en el 1600. Para llegar a la conclusión de que la Tierra producía el campo magnético que afectaba a las brújulas, utilizó brújulas que dispuso en horizontal y vertical en varias posiciones. Esta forma de medir era imprescindible para sacar conclusiones, por lo que necesitaba otro medio para medir la electricidad estática que generaba, solo con ver las pequeñas chispas que obtenía no era suficiente.

Pero los científicos son observadores, experimentan y pruebas muchas cosas (o las hacen de casualidad), y sacan conclusiones a partir de ello. Gilbert observó que las láminas de pan de oro electrificadas se repelían entre sí, por lo que ideo el primer aparato de medición de la electricidad de la historia. Lo denominó versorium, consistía en una pequeña flecha pivotante echa de hojuelas de oro, parecida a una veleta en miniatura.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/46/Gilberts_versorium_needle_electroscope.png/250px-Gilberts_versorium_needle_electroscope.png
El versorium de William Gilbert (fuente: wikipedia)
 
Este primer aparato era muy sencillo, primero se cargaba la fecha con una carga inicial, luego acercando el material cargado que se quería estudiar se veía si se repelía, atraía o no afectaba a la flecha, de esta forma se podía medir de manera rudimentaria la existencia de electricidad y su magnitud relativa, no era un aparato muy preciso, pero permitió por primera vez estudiar de forma sistemática el fenómeno eléctrico, sin depender de observaciones del experimentador.

Este aparato fue mejorado con los años, usando un frasco de vidrio aislante, en cuyo interior se ubicaba una lámina de oro doblada sobre si misma, suspendida de un cable conductor unida a una bolita metálica en la tapa. Al cargar el aparato a través de la bola las láminas se separaban, midiendo el ángulo que formaban se podía conocer la magnitud de la carga eléctrica inducida. Si posteriormente se introducía otra corriente, si era del mismo signo y superior las láminas se separaban, si era de signo contrario se acercaban mas.

Electroscopio de láminas de oro (fuente: museo.iescoloma.es)

Este aparato se llama electroscopio (del griego elektron y scopio que significa aparato para observar), y fue el principal instrumento de medida eléctrico del siglo XVII y parte del XVIII, hasta que Volta creó la pila eléctrica, que al ser de corriente contínua no es posible medir con este aparato, solo apto para corrientes estáticas.


Hoy día los aparatos modernos de laboratorio disponen de una lámina fija y otra móvil, que a través de una escala graduada nos proporciona la medición. Son mas precisos, y su uso mas habitual es en centros de enseñanza.

Electroscopio de laboratorio moderno (fuente: 3bscientific.es)

Estamos muy acostumbrados a la difusión rápida de la información, hoy día un político mete un gazapo en televisión y en media hora hay una web montada sobre el tema, pero es esa época los progresos eran lentos, debemos esperar 60 años hasta el siguiente hito en la historia de la electricidad, cuando en lo que hoy es Alemania un científico llamado Otto von Guericke da el siguiente paso en el camino, creando el primer generador eléctrico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario